Blog

El cáncer como herencia familiar

Una médico y una paciente explican las ventajas de hacerse un test genético para prevenir las posibilidades de heredar un tumor, circunstancia que se da en el 10% de los carcinomas

“Con un test genético puedes detectar mutaciones en el ADN que aumenten tus posibilidades de padecer un cáncer en el futuro ya que el diez por ciento de todos los tumores son hereditarios”

Explicó la doctora Cristina Moretones, especialista de Myriad Genetics, empresa especializada en diagnósticos moleculares radicada en Barcelona, en el trascurso de una conferencia sobre esta temática que impartió ayer tarde en el Colegio de Médicos.Una conferencia en la que también ofreció su testimonio la paciente Natasha Hall, que ha superado un cáncer de piel y en una de estas pruebas genéticas se le ha detectado una mutación del gen BRCA2, alteración a la que dio celebridad la actriz Angelina Jolie y que alerta de la posibilidad de desarrollar tumores en el pecho, en la piel, en los ovarios y en el páncreas. En estos momentos, Natasha Hall está barajando varias fechas para pasar por el quirófano y mastectomizarse ambos pechos para evitar un cáncer de mama que ya padecieron una abuela paterna que falleció antes de su nacimiento y una tía por la misma línea que en la actualidad se está recuperando. Hall se trajo consigo a James Mackay, especialista británico en oncología genética que le trató en Londres.Los tumores que tienen más posibilidades de “heredarse” son precisamente los de mama y los de ovarios junto al de colon sin pólipos, apuntó la doctora Moretones, que abundó en que en estos casos extremos.

“Uno de cada dos hijos puede llegar a desarrollar” la mutación genética que acabe precipitando la formación de un tumor.

Estos test genéticos permiten detectar una mutación que colocan al paciente con más riesgo de desarrollar un cáncer que la población en general. Y también permiten adoptar medidas preventivas para evitar su desarrollo o someterse a un programa de seguimiento que permita detectar el tumor precozmente, lo que en este tipo de enfermedades supone mayores posibilidades de éxito en su tratamiento ya que se coge en un estadio más abordable.

Pero, ¿quiénes son las personas que deberían hacerse este test porque reúnan las condiciones para desarrollar estos tumores “familiares”? La doctora Moretones apuntó dos supuestos, haber sido diagnosticado de joven de un cáncer y tener dos o más familiares con tumores en una misma rama, ya sea la paterna o la materna. Sobre el primero de los supuestos, la especialista lo aclaró con un ejemplo: “Es muy raro que te diagnostiquen un cáncer de próstata a los cuarenta años, por lo que es posible que esta precocidad se deba a la mutación de un gen. Con la prueba saldrías de dudas y podrías estar más atento para prevenir segundos tumores o detectarlos cuando todavía son abordables”.

Estas pruebas también determinarían quién te ha trasmitido la mutación, si la rama paterna o materna y, por tanto, extremar las precauciones con otros familiares que pudieran desarrollarla.

Por su parte, la paciente Natasha Hall explicó que, pese a los antecedentes familiares citados, en Son Espases no le hicieron el test genético porque los servicios médicos estimaron que se trataba de un “enlace indirecto” porque ni su madre ni su padre habían padecido ningún tumor. Por ello, Natasha volvió a su país natal, Inglaterra, para realizarse una prueba en un centro privado que determinó que tenía la mutación del gen BRCA2. “Resido en Mallorca desde hace 5 años, por lo que no tengo derecho a la sanidad pública británica y tuve que recurrir al centro privado”, explicó la paciente, que reveló que más del 20% de las mujeres con cáncer de mama tienen antecedentes familiares. “La cirugía preventiva es la única opción, ya que el riesgo de desarrollar un cáncer de pecho o de ovarios hereditario es del 90%, por eso estoy negociando la fecha para hacerme una doble mastectomía con reconstrucción en Son Espases. Luego, en otra intervención, me extirparé los ovarios”, reveló, resignada, sus planes para evitar un cáncer hereditario que, concluy, “son más agresivos y crecen más rápidos”.

Vía: diariodemallorca.es